Las ventanas correderas fabricadas con la ventaja que su apertura no ocupa espacio. Sus modernos diseños unidos a la calidad de los perfiles garantizan un deslizamiento suave y silencioso.

La Corredera tradicional horizontal es La forma de apertura más habitual. Las juntas de cierre son de cepillo, por lo que los valores de estanqueidad y aislamiento se reducen algo con respecto a los sistemas practicables.