El Passivhaus, o casa pasiva, es un estándar de construcción nacido en Alemania en 1991 que se ha ido extendiendo por el resto del mundo. Combina un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo y un precio asequible, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada.
la ventana es la parte más importante de la vivienda porque es por donde entra el sol que calienta la casa en invierno (por lo que ha de ser grande, y por tanto, más compleja) pero además debe ser lo más aislante posible, para no perder a través de su superficie todo lo que hemos ganado.

Por ello, la ventana PassivHaus no es una ventana cualquiera. ¿Qué la diferencia?

Su grado de estanqueidad al aire es muy bueno: los herrajes y las juntas reducen el paso del aire al mínimo. Además, el aislamiento térmico del vidrio y de la carpintería son muy altos, no transmitirán apenas la temperatura del exterior al interior. Hablamos de valores de transmitancia térmica de 1 W/m²K o incluso menos.

Nuestra ventana ya se encuentra en la lista de elementos certificados para nuestro clima. Con 6 cámaras de aire y un sistema de herrajes de máxima estanqueidad.